Translate

Etiquetas


miércoles, 19 de diciembre de 2012

THE TIMES THEY ARE A-CHANGIN'... (*)


EL DEDO EN EL DATO

Entra en LaBlogoteca a valorar este blog








Hoy, vamos a tratar un tema indirectamente conectado con el de la entrada de ayer (la fusión en el seno del Grupo Santander) ya que vamos a referirnos a distintas noticias aparecidas en los últimos días en relación a distintas entidades financieras:

1.- 11 de diciembre de 2012.- Se anuncia que el banco HSBC pagará 1.500 millones de euros para cerrar un caso de blanqueo de dinero (http://www.elmundo.es/elmundo/2012/12/11/economia/1355182816.html). El pago se efectúa en razón de un acuerdo alcanzado con las autoridades de Estados Unidos para cerrar una investigación por lavado de dinero de Irán y de los cárteles mexicanos de la droga. HSBC estaba siendo investigada desde hace casi cuatro años por, supuestamente, haber facilitado la transferencia de miles de millones de dólares a favor de países sujetos a sanciones internacionales, como Irán, y de los cárteles mexicanos del narcotráfico. Ese mismo día, también se anuncia que otro banco británico, Standard Chartered, pagará una multa de 327 millones de dólares por haber ocultado a las autoridades reguladoras de Estados Unidos durante años miles de transacciones con entidades iraníes sujetas a sanciones económicas en este país.

2.- 12 de diciembre de 2012.- Se hace público que el banco alemán Deutsche Bank está siendo investigado por una presunta evasión de impuestos relacionada con el comercio de certificados de emisiones de CO2 (http://www.elmundo.es/elmundo/2012/12/12/economia/1355311676.html). En el fraude, habría colaborado una banda internacional que habría defraudado al Estado cientos de millones de euros en impuestos. La investigación alcanzaría a uno de los consejeros delegados de la Entidad y a su director financiero. En un comunicado, el banco aseguró que está colaborando con la investigación que la Fiscalía de Frankfurt lleva a cabo desde primavera de 2010 sobre el presunto fraude fiscal.

3.- 14 de diciembre de 2012.- Se anuncia que UBS podría enfrentar a una multa de 770 millones de euros por la manipulación del Libor (http://www.europapress.es/economia/noticia-ubs-enfrenta-multa-770-millones-escandalo-libor-20121214091849.html). En el día de hoy, se informa de que la sanción definitiva será superior a los 1.170 millones de euros (http://www.elmundo.es/elmundo/2012/12/19/economia/1355905025.html), debiendo pagar dicha cantidad a los reguladores financieros de Estados Unidos, Reino Unido y Suiza (1.200 millones de dólares -en torno a 906 millones de euros- irán a al Departamento de Justicia y la Comisión de comercio de futuros de materias primas de Estados Unidos, 160 millones de libras -aproximadamente, 196 millones de euros- a la Autoridad británica de Servicios Financieros y 59 millones de francos suizos -en torno a 48 millones de euros- al supervisor bancario suizo FINMA). Con anterioridad, Barclays ya había tenido que hacer frente a una sanción de 363 millones de euros (http://www.elmundo.es/elmundo/2012/06/27/economia/1340819077.html). Como recordarán, la investigación que ha dado lugar a estas sanciones reveló la manipulación que, en el período entre 2005 y 2009, se había producido, por parte de determinadas entidades, de la manipulación de los datos utilizados para el cálculo del Libor (London Interbank Offered Rate), referencia similar al Euribor que se utiliza en nuestro país (http://www.elmundo.es/elmundo/2012/06/27/economia/1340819077.html). Con ello, habían distorsionado el coste de gran número de operaciones financieras que se basan en el mencionado índice para calcular los intereses que deben ser desembolsados.

4.- 18 de diciembre de 2012.- La Audiencia Nacional acuerda la libertad provisional para Hervé Falciani (http://www.elconfidencial.com/economia/2012/12/18/falcani-el-lsquoladron-de-datosrsquo-suizo-queda-en-libertad-provisional-111394/), quien es más conocido como el "ladrón de datos suizo". Falciani extrajo de la entidad bancaria donde trabajaba, el HSBC, en su sede en Ginebra, 130.000 ficheros de evasores fiscales de todo el mundo. Suiza pide su extradición, con el fin de juzgarle por el delito de revelación del secreto bancario. La Fiscalía apoyó la concesión de la libertad provisional (http://www.elconfidencial.com/espana/2012/12/13/falciani-la-pesadilla-de-los-evasores-a-suiza-puede-quedar-libre-con-el-apoyo-de-la-fiscalia-111087/), alegando la actitud colaboradora del acusado, quien ha entregado datos de evasores fiscales en España y en otros países, tanto de la Unión Europea como de Estados Unidos. La información aportada por Falciani sirvió para identificar a más de 8.000 supuestos defraudadores franceses (quienes, a raíz de la regularización que se les "invitó" realizar, tuvieron que pagar al fisco galo unos 1.200 millones de euros). Las autoridades francesas también entregaron datos al Gobierno español, el cual identificó a 659 presuntos defraudadores que habrían podido evadir más de 6.000 millones de euros (el caso más sonado al que hace referencia el enlace anterior es el de Emilio Botín, presidente del Banco Santander: http://www.elconfidencial.com/en-exclusiva/2011/inspectores-hacienda-botin-fraude-suiza-20110628-80686.html y http://www.rtve.es/noticias/20120522/audiencia-nacional-archiva-causa-contra-familia-botin-fraude-fiscal/530679.shtml). Existen serias dudas sobre si Falciani va a ser finalmente extraditado ya que el delito por el que se le acusa no existe en el ordenamiento penal español. Es imposible no relacionar toda esta compleja trama con los los profundos cambios que han tenido lugar en la regulación del tradicional secreto bancario en Suiza, cambios que han venido forzados por la presión conjunta de Estados Unidos y la Unión Europea: http://elpais.com/diario/2010/03/14/negocio/1268574746_850215.html). Ahora, en caso de existir sospechas fundadas de fraude fiscal, las autoridades suizas están obligadas a aportar información bancaria del presunto defraudador cuando el país acusador la demande. 

¿Qué ponen de manifiesto todas estas noticias? Varios puntos, algunos ya conocidos y otros que resultan novedosos:

1.- En primer lugar, hace ya muchos años que se sabe que, en los casos de blanqueo de capitales o de simple evasión fiscal, la participación de determinadas entidades financieras juega un papel fundamental para lograr dar salida al dinero obtenido en actividades ilícitas o, simplemente, que han eludido el control del fisco. Por ello, todas las entidades tienen que cumplir crecientes requisitos de suministro de información a las haciendas públicas y establecer, progresivamente, cada vez más mecanismos de control para evitar que las transacciones bancarias sean utilizadas para blanquear capitales de procedencia dudosa. Todo ello, desarrollado en un contexto de prosperidad económica y reforzado por los atentados del 11 de septiembre, se ve estimulado en las circunstancias actuales por la situación de crisis, de acumulación de déficits públicos y de gran inestabilidad en los mercados. Por lo tanto, la intensificación del afán regulador sobre las entidades financieras se vislumbra como una tendencia que se va a consolidar en el medio plazo.

2.- Sorprende, en los últimos escándalos, la magnitud de las entidades implicadas. Ya no se trata de entidades de dimensión media con un papel limitado en el funcionamiento del sistema financiero. Estamos hablando de entidades muy importantes (HSBC, Deutsche Bank, Barclays, UBS...). Y, a pesar de ello, la acción sancionadora no ha sido ni dubitativa ni timorata. Parece claro que las necesidades financieras de los Estados, el rechazo generado por determinadas prácticas de las entidades, las cuales han salido a la luz debido a la crisis (es paradigmático, en este sentido, el éxito alcanzado por el documental Inside Job: http://www.sonyclassics.com/insidejob/) y los bruscos movimientos que han tenido lugar en muchos mercados financieros (algunos de ellos, debido a maniobras relacionadas con el abuso de posición dominante y la utilización de información privilegiada) obligan, cada vez más, a no frenar la posible acción punitiva cuando la misma afecte a las entidades de mayor tamaño. En el futuro inmediato, cabe esperar una intensa acción reguladora que impida la repetición de los fenómenos que subyacieron a la crisis financiera originada en el año 2007.

3- La dimensión final del asunto es el incremento de limitaciones y restricciones que, previsiblemente, van a sufrir los paraísos fiscales. Para solucionar el abismo fiscal o fiscal cliff en Estados Unidos (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2012/11/al-borde-del-precipicio.html), la subida de impuestos a las rentas más altas se vislumbra como una opción que se dibuja con fuerza en el horizonte. Ante la posibilidad de que muchos patrimonios vayan a paraísos fiscales para eludir los aumentos de tributación, parece claro que Estados Unidos va a presionar para reducir esta posibilidad a su mínima expresión. Ello supone que muchos enclaves que, actualmente, tienen la condición de refugios financieros privilegiados (islas Caimán, islas Seychelles, islas de Jersey y Guernsey, Gibraltar, Andorra, Mónaco, Liechtenstein...) pueden sufrir un cambio radical de status.

Este cambio de tendencia, que supondría una ruptura respecto a las regulaciones más laxas aplicadas en los últimos treinta años, merece ser tenida en cuenta porque, hasta la fecha, en España no se han tomado medidas en el mismo sentido. No ha habido respuestas ejemplarizantes ni a las bancarrotas de entidades ni a la comercialización inadecuada de productos financieros entre clientes con perfiles inapropiados, no ha habido una corrección normativa para que no se vuelvan a repetir las causas de la crisis financiera actual y se ha legislado para apagar los fuegos que iban apareciendo antes que atendiendo a una perspectiva a largo plazo. Lo que está sucediendo a nivel internacional nos muestra que, en realidad, nos estamos alejando de la tendencia que se está imponiendo y que, lejos de parecer improvisada o sin fundamento, se percibe como la respuesta correcta a los abusos del pasado.

(*) El título de la entrada de hoy corresponde al de una famosa canción de Bob Dylan, recogida en el álbum homónimo de 1963.

martes, 18 de diciembre de 2012

ALGO MÁS QUE UNA SIMPLE ABSORCIÓN...





En el día de ayer, se anunció que el Consejo de Administración del Banco Santander había decidido absorber a dos importantes sociedades filiales: Banif (entidad especializada en banca personal y gestión de patrimonios) y Banco Español de Crédito (BANESTO). Aunque desde primera hora de la mañana ya se conocía la noticia (http://www.lavanguardia.com/economia/20121217/54358050893/banco-santander-estudiara-hoy-la-fusion-por-absorcion-de-banesto.html), la misma no quedó confirmada hasta el momento en que, pasadas las diez y media de la mañana, el Banco Santander remitió el Hecho Relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y proporcionó información adicional sobre cómo se iba a realizar el proceso:


2.- Comunicación de la unificación de marcas comerciales en España (10:41): http://www.cnmv.es/Portal/HR/verDoc.axd?t={74fb18cf-74a7-4c0d-8ea0-601b68d162c4}

3.- Presentación del proyecto de fusión por absorción (15:16): http://www.cnmv.es/Portal/HR/verDoc.axd?t={a2553444-abfd-4df0-b48b-26566f908849}

En principio, puede parecer una noticia menor que el Banco Santander absorba dos filiales que ya formaban parte del grupo desde 1991 (en el caso de Banif) y 1994 (en el caso de Banesto), respectivamente. Sin embargo, creo que el hecho tiene más enjundia de la que parece. Hay dos aspectos que conviene destacar:

1.- Resulta llamativo que, tras haber mantenido la independencia de ambas marcas durante un período que ronda los veinte años (21, en el caso de Banif; 18, en el caso de BANESTO), sea ahora cuando se haya decidido que sean absorbidas por la entidad matriz. Que se haya mantenido la independencia de las marcas es algo normal dentro de la estrategia del grupo. Al tener las mismas arraigo y reconocimiento, podían ser vendidas, en un momento dado, si la operación fuera rentable (un artículo de S. Mccoy ya apuntaba el carácter casi de capital-riesgo -private equity en terminología inglesa- con que actuaba el Santander con sus activos: http://www.cotizalia.com/opinion/valor-anadido/2012/02/27/pero-mccoy-que-es-de-verdad-el-santander-6697/). Respecto a BANESTO, las opciones pasaban, precisamente, por su venta, por su participación en la adquisición de una de las cajas nacionalizadas (Catalunya Caixa era la gran candidata) o por su integración, a todos los efectos, dentro del grupo. Que haya sido esta última opción la elegida, tiene que ver con que no hayan llegado ofertas por BANESTO que alcanzaran el precio mínimo exigido (http://www.elconfidencial.com/economia/2012/12/18/santander-se-come-banesto-tras-no-encontrar-socios-al-precio-exigido-por-botin-111377/) y con la caída de beneficios del banco absorbido, que son la quinta parte de lo que eran hace una década, hasta el punto de que ha tenido que realizar operaciones intragrupo -venta de la filial de seguros, de la gestora de fondos y de la inmobiliaria al Santander- para no incurrir en pérdidas (http://www.elconfidencial.com/economia/2012/12/18/banesto-gana-hoy-la-quinta-parte-que-hace-una-decada--111375/). Como consecuencia de ello, la presión del Banco de España para la adopción de medidas al respecto también ha influido (http://vozpopuli.com/empresas/18830-la-presion-del-banco-de-espana-y-la-falta-de-comprador-extranjero-obligan-a-botin-a-comerse-banesto).

Con el proceso de fusión que se va a abordar, la intención obvia es reducir costes de estructura (operando con un solo centro corporativo e integrando estructuras intermedias y cada uno de los back-office). Ya se ha anunciado que se cerrarán casi 700 sucursales, aunque no se ha concretado el número de despidos que se van a producir (http://www.elconfidencial.com/economia/2012/12/17/botin-oculta-el-numero-de-despidos-y-advierte-que-afectaran-a-todo-el-grupo-santander-111342/).

A estas alturas, convendría reformular la opinión que se va generalizando sobre la situación de nuestro sistema financiero. Se tiende a decir que la única causa de su crisis actual es la politización de las cajas de ahorros. Ello es una verdad a medias. Primero, porque también ha habido bancos (como el Banco Pastor, el Banco Popular y, ahora, como hemos podido ver, BANESTO) que han tenido problemas. Segundo, porque, si nos fijamos a nivel internacional, ni Bear Stearns ni Lehman Brothers en Estados Unidos, ni Northern Rock, HBOS, Royal Bank of Scotland, Lloyds TSB o Barclays en el Reino Unido, ni Bayern LB o Hypo Real Estate en Alemania, ni KBC ni Fortis en Bélgica, ni Dexia en Francia, Bélgica y Luxemburgo, ni ING en Países Bajos, ni el Anglo Irish Bank en Irlanda, ni el Kaupthing, el Landsbanki y el Glitnir en Islandia, ni el BPN en Portugal (por citar sólo algunas de las entidades que han atravesado situaciones problemáticas) eran, obviamente, cajas de ahorros. Más bien, existe una serie de causas generales que han llevado al sistema financiero mundial a una situación de crisis y los equipos directivos de las cajas de ahorros, insuficientemente profesionalizados, fueron incapaces de afrontar la misma con un mínimo de rigor. El matiz es importante porque esas causas generales siguen existiendo y la desaparición de las cajas de ahorros no ha acabado con ellas. Creo que las claves fundamentales siguen siendo la ignorancia sobre cómo gestionar un patrón monetario fiduciario (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2011/10/rio-arriba-o-cual-es-el-origen-de.html) y una regulación financiera claramente inadecuada (con posterioridad, incidiremos en los aspectos a tratar en el caso español). La estrategia que va a seguir el Grupo Santander y la identificación de las causas que le han llevado a ello no hacen más que reforzarnos en esa opinión.

2.- Esta decisión supone ahondar en el proceso de concentración que, como hemos apuntado en ocasiones anteriores (p. ej. en http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2012/12/y-como-va-esto-lo-de-la-piramide-quiero.html), está caracterizando la reestructuración del sistema financiero español desde el inicio de la crisis. Recordemos que el BBVA ha absorbido UNNIM (fusión de Caixa Manlleu, Caixa Sabadell y Caixa Terrassa), Caixabank ha absorbido Banca Cívica (fusión de Caja Navarra, CajaCanarias, Caja de Burgos y Cajasol), el Banco Popular ha absorbido el Banco Pastor y el Banco Sabadell ha absorbido la Caja de Ahorros del Mediterráneo. En Kutxabank (resultante de la fusión de las tres cajas vascas) se integró la antigua Cajasur (vía Bilbao Bizkaia Kutxa). En Liberbank (fusión de Cajastur, Caja de Extremadura y Caja Cantabria), está integrada la antigua Caja de Ahorros de Castilla-La Mancha (vía la caja de ahorros asturiano). Bankia integró a Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caixa Laietana, Caja Rioja, Caja Ávila y Caja Segovia. Dadas las restricciones que ha impuesto la Comisión Europea a su operatoria como condición a su rescate, mi opinión es que acabará integrándose en alguna de las tres grandes (Santander, BBVA o Caixabank). Unicaja está en vías de integrar a CEISS (fusión de Caja España y Caja Duero). En relación al resto de cajas de ahorros, Catalunya Caixa y Novacaixagalicia serán absorbidas por otras entidades y el futuro de Banco Mare Nostrum (fusión de Caja Murcia, Caja Granada, Caixa Penedés y Sa Nostra) y Caja3 (fusión de Caja Badajoz, Caja Círculo y Caja Inmaculada) está por decidir. Es decir, a día de hoy, resulta verosímil un escenario donde sólo existan SIETE entidades importantes (Banco Santander, BBVA, Caixabank, Banco Popular, Unicaja, Liberbank y Kutxabank) con la presencia complementaria de las cooperativas de crédito (básicamente, cajas rurales). Y no es descartable, si se imponen niveles mayores de capitalización, que el número pueda quedar en CUATRO más las cooperativas de crédito. Una situación de este tipo, sin entidades alternativas que tengan una presencia significativa en determinados segmentos de financiación (por ejemplo, crédito a empresas, crédito hipotecario, crédito al consumo...) y con un desarrollo de los mercados financieros mucho menor que en otros países (especialmente, los anglosajones), me parece altamente preocupante en términos de potencial elevación de costes para los usuarios, de restricción de los flujos crediticios y de poder (en el sentido más amplio que puedan imaginar) de las entidades financieras sobre el país. Y, como hemos repetido muchas veces, el tener un reducido número de entidades bancarias no es sinónimo de solvencia de las mismas. Islandia sólo tenía tres y ello no fue óbice para que todas fueran a la bancarrota. Y este temor se ve reforzado porque, en última instancia, no se han aprobado normas que impidan las condiciones que se dieron durante la etapa de la burbuja inmobiliaria. Es decir, los mecanismos que hicieron posible tal burbuja podrían volver a repetirse en la nueva etapa de crecimiento, ya que no se han reformado los criterios de elaboración de las tasaciones de inmuebles y ni se han establecido disposiciones en relación a la duración de los préstamos hipotecarios ni en relación a las titulizaciones (es decir, estamos hablando de los tres elementos fundamentales que, desde el sistema financieros, alimentaron la burbuja).

Como ven, la decisión de ayer del Banco Santander sirve para reforzar una directriz que no considero, en absoluto, positiva.



lunes, 17 de diciembre de 2012

¿CUÁL ES EL "ESPEJITO" DE BLANCANIEVES DE UNA ECONOMÍA?



Como se acerca la Navidad, hoy vamos a empezar con una secuencia de una película de Walt Disney que, seguro, que han visto con anterioridad:







Nos podríamos preguntar si para la economía de un país existe un “espejito” que nos diga, sin asomo de dudas, cuál es su situación exacta y precisa. La respuesta es, aunque no se lo crean, sí. Y ese “espejito” sería el sector exterior y, más concretamente, el saldo de la balanza por cuenta corriente.

Para simplificar, podemos decir que la balanza de pagos de un país se podría descomponer en dos sub-balanzas: la sub-balanza por cuenta corriente y la sub-balanza de capital (para hacer más legible la entrada, vamos a denominarlas, simplemente, balanza por cuenta corriente y balanza de capital). La balanza por cuenta corriente estaría formada por todas las transacciones con el exterior que no implican toma o concesión de deuda ni adquisición de cualquier título de propiedad. Es decir, incluirían las compraventas de bienes, el intercambio de servicios (en el caso de España, tiene gran importancia las partidas relacionadas con el epígrafe de turismo, ya que cada vez que un extranjero visita España, ello es registrado como un intercambio de nuestro país con el resto de países) y la percepción y envío de rentas y transferencias (intereses de operaciones de préstamos, ayudas de la Unión Europea, etc.). La balanza de capital registraría todas las operaciones de endeudamiento e inversión (emisión de bonos suscritos por extranjeros, concesión de préstamos en el exterior, compra de acciones de una sociedad extranjera, etc.). Los saldos respectivos de las balanzas están íntimamente relacionados. Si la balanza por cuenta corriente es positiva (es decir, que nuestras ventas superen a las compras), podremos prestar al exterior, realizar inversiones en otros países o acumular divisas. Si la balanza por cuenta corriente tiene saldo negativo (es decir, que, en última instancia, nuestras compras del exterior superan a las ventas), la diferencia tendría que ser cubierta endeudándose con el exterior o mediante la realización de inversiones por parte de otros países. Si, por cualquier motivo, nadie nos presta o nadie quiere invertir aquí, se podría recurrir a reducir la reserva de divisas. Si las mismas se agotan, nuestra demanda tendría que ser reajustada a la baja hasta que se igualaran las compras y las ventas con otros países (esto último es lo que ha sucedido en los últimos años, como luego explicaremos). Claro está, podríamos plantearnos por qué existe una brecha de tal naturaleza y, entonces, tendríamos que analizar la competitividad de la economía, la realización de políticas expansivas de demanda, el nivel del tipo de cambio (en los países con moneda propia), etc. Como ven, a partir del análisis de la balanza de pagos, en general, y de la balanza por cuenta corriente, en particular, acabamos implicando a todas las variables y elementos que integran el sistema económico.

Para ver el comportamiento de dicha balanza en España, vamos a mostrar los datos del período 1990-2012:






 Fuente: Banco de España



A continuación, presentamos los saldos mensuales:






Fuente: Banco de España

Observemos cómo, a partir de finales de 2003, el saldo de la balanza por cuenta corriente española empieza a presentar cifras negativas como nunca había tenido en los trece años anteriores. Este hecho está asociado a la entrada de capital exterior para financiar nuestra burbuja inmobiliaria. Es decir, vean cómo la fuerte variación del saldo de la balanza por cuenta corriente está asociada a un impacto igualmente profundo en la balanza de capital. Los comportamientos de ambos son indisociables. Asimismo, no podemos separar ambos hechos del comportamiento productivo de la economía española. El dinero procedente del exterior no se destinó a poner en marcha nuevas empresas y actividades sino, básicamente, a la promoción inmobiliaria. En función de ello, no se produjo una expansión de la producción al mismo ritmo que la demanda. La demanda agregada creció a un ritmo más elevado y produjo, entonces, un aumento del desequilibrio externo (como ven, todo está conectado y el sector exterior es el termómetro del conjunto de complejos fenómenos que se entrecruzan).

Se detecta, asimismo, fácilmente, cómo el saldo negativo máximo se alcanzó en 2007, alcanzando la cifra de 105 millones de euros. En términos mensuales, el mes de enero de 2008 conoció el valor máximo de la brecha descrita: 12.220 millones de euros. Y, como hemos estado explicando, la ralentización de nuestro crecimiento está asociada a la reducción del déficit por cuenta corriente. Y, por supuesto, a la finalización de los flujos externos de capital para continuar financiando inversiones inmobiliarias en nuestro país. Para 2012, la estimación que he realizado, en función de los datos disponibles hasta septiembre, apuntan a un déficit en torno a los 21.500 millones de euros. En los meses de julio y agosto (debido al turismo, evidentemente), hubo incluso superávits por cuenta corriente.

Que el déficit exterior por cuenta corriente se haya corregido de modo tan sustancial desde el año 2007 es uno de los elementos más positivos de nuestra evolución económica. Ha reducido nuestra dependencia con el exterior y, con ello, nuestras necesidades de endeudamiento. Ahora bien, la incógnita es la siguiente: la corrección producida, ¿se debe a una mejora de nuestra competitividad o es fruto sólo de nuestra debilidad económica?

Es cierto que merecen destacarse los esfuerzos realizados por nuestro sector agroalimentario para mejorar su cuota exportadora (http://www.libremercado.com/2012-06-26/juan-velarde-lo-agroalimentario-y-espana-64888/), así como la estrategia de muchas empresas relacionadas con la construcción de buscar nuevos mercados para compensar la caída producida en el mercado nacional. En general, la reacción de nuestras empresas ha sido buscar en el exterior alivio a la brutal atonía interna. Ello tendrá efectos positivos a largo plazo ya que se habrán creado canales de comercialización y redes de distribución que podrán ser aprovechados en el futuro. Pero observen un momento el siguiente cuadro, referido a las exportaciones e importaciones de bienes:





Fuente: Banco de España

Se observa claramente que en el último trimestre de 2008 se produjo un gran desplome de las importaciones, hecho que fue clave para la corrección del desequilibrio externo. ¿Qué sucedería si la economía se recupera?¿Se produciría una recuperación de las compras al exterior, la reaparición del déficit por cuenta corriente y el inicio de una nueva senda de endeudamiento? Como dijimos en la primera entrada de este año (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2012/01/distancias-cortas-y-distancias-largas.html), en la situación actual,  el Gobierno tenía que estar atento tanto a las distancias cortas como a las distancias largas en nuestra economía. Además de lograr la recuperación y, posiblemente, para lograr que la misma se produzca, sería necesario dinamizar nuestro aparato productivo, con el fin de que, cuando la demanda se reactivara, la oferta pudiera responder a un ritmo similar y no tuviéramos que recurrir masivamente a las importaciones para satisfacerla. No obstante, las medidas para lograr esa dinamización (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2012/07/el-gran-recorte-no-me-llames-rescate_1197.html) aún se las espera, sin que el Gobierno parezca tener prisa en aprobarlas. La famosa Ley de Emprendedores sería el primer paso. Harían falta muchos más, pero dar, al menos, el primero serviría para alimentar alguna esperanza. La esperanza de conseguir que el “espejito” de Blancanieves nos diga, por muchos años, que seguimos siendo hermosos y que no nos advierta, al cabo de poco tiempo, que volvemos a ser muy feos…