Translate

Etiquetas


miércoles, 30 de enero de 2013

SOBRE LAS ÚLTIMAS PREVISIONES DEL FMI Y EL BANCO MUNDIAL


















La semana pasada, tanto el Fondo Monetario Internacional (http://www.imf.org/external/spanish/pubs/ft/weo/2013/update/01/pdf/0113s.pdf) como el Banco Mundial (http://siteresources.worldbank.org/INTPROSPECTS/Resources/334934-1322593305595/8287139-1358278153255/ExecSummary_GEPJan2013_Sp.pdf) publicaron sus respectivas previsiones para el período 2013-2014. En la medida en que ambos informes coinciden, esencialmente, en sus previsiones y recomendaciones, es interesante analizar las mismas de cara a formarnos una idea clara de cuáles son las expectativas razonables que podemos esperar para el futuro inmediato.

1.- En primer lugar, existe una clara dicotomía entre el semiestancamiento que están viviendo las economías más desarrolladas y el vigoroso crecimiento que están experimentando las economías emergentes (como ya comentamos en una entrada anterior: http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2013/01/2013-la-economia-mundial-en-un-cruce-de.html). Así, según el FMI, “el crecimiento en las economías de mercados emergentes y en desarrollo se encamina hacia un 5,5% en 2013, aunque no se proyecta que vuelva a alcanzar las altas tasas registradas en 2010-11”. Para el Banco Mundial, “los países en desarrollo continúan siendo el principal motor del crecimiento internacional, aunque su producto ha perdido impulso”.




(Pulse sobre la imagen si quiere ampliarla)

 Fuente: FMI



(Pulse sobre la imagen si quiere ampliarla)

Fuente: Banco Mundial

De este modo, según el FMI, la economía mundial creció un 3,9% en 2011 y un 3,2% en 2012, con la previsión de que el crecimiento será del 3,5% en 2013 y del 4,1% en 2013. Para el Banco Mundial, el crecimiento fue del 2,7% en 2011 y del 2,3% en 2012 y su previsión es que el mismo será del 2,4% en 2013, del 3,1% en 2014 y del 3,3% en 2015. Como apreciamos en el siguiente gráfico, las economías desarrolladas seguirán, previsiblemente, obteniendo peores resultados que la media mundial:




Fuente: FMI


2.- En segundo lugar, ambos informes recalcan los importantes problemas que están atravesando todas las economías desarrolladas. En el caso de Estados Unidos, el FMI apunta como factores positivos “un entorno favorable en el mercado financiero y la recuperación del mercado inmobiliario” y como factor negativo esencial la incertidumbre existente en torno al “precipicio fiscal” (aunque no utiliza esta expresión sino que da un rodeo para mencionar el mismo concepto). Para el Banco Mundial, si no se llega a un acuerdo en torno a esta cuestión, se “podría reducir el crecimiento de Estados Unidos y el mundial en 2,3% y 1,4%, respectivamente”. Para la Unión Europea, el FMI revisa a la baja las perspectivas a corto plazo. Aunque admite que se ha avanzado en los ajustes a escala nacional, en la creación de los mecanismos financieros de estabilidad y en la mejora de las condiciones de financiación de los países que la integran, también reconoce que existen demoras en la transmisión de todas estas mejoras a las condiciones de préstamo al sector privado. El Banco Mundial apunta a que ha disminuido considerablemente la probabilidad de que se produzca una crisis grave de confianza en la zona del euro. Para Japón, el Banco Mundial indica que existen previsiones de contracción derivadas de las tensiones políticas con China y al vencimiento de los incentivos para la compra de automóviles. El FMI considera que esta recesión será breve y que el conjunto de medidas de estímulo fiscal que se han aprobado junto a un mayor relajamiento de la política monetaria darán al crecimiento un impulso a corto plazo. Sin embargo, también recomienda una sólida estrategia fiscal a medio plazo ya que, sin ella, el programa de estímulo entrañaría graves riesgos derivados del deterioro de la deuda pública (recordemos que los sucesivos estímulos fiscales en Japón desde principios de los 90 ha conducido a que la misma alcance un nivel cercano al 250% del PIB).




(Pulse sobre la imagen si quiere ampliarla)

Fuente: FMI



(Pulse sobre la imagen si quiere ampliarla)


Fuente: Banco Mundial


3.- Una cuestión en la que sólo el informe del Banco Mundial trata con algún detenimiento es el posible parón del crecimiento de China. admitiendo que "una contracción brusca tendría consecuencias nacionales y mundiales considerables. Estas serían especialmente graves para los países en desarrollo exportadores de productos básicos si causara una caída abrupta de los precios de estos productos". Sin mencionar la posibilidad de que pueda existir tal contracción, el FMI recomienda para China, con el fin de "garantizar un rápido crecimiento sostenido", el continuar avanzando con "las reformas estructurales orientadas hacia el mercado y que el equilibrio de la economía se incline en mayor medida hacia el consumo privado". Lo que sobrevuela ambos informes es la incógnita que significaría a nivel mundial el estancamiento del gigante asiático. Los datos existentes, además de que su fiabilidad es sólo relativa, no son, en ningún modo, concluyentes. Pero, lo que sí parece claro, es que el actual modelo económico, con elevadas tasas de inversión, bajos niveles de consumo privado, fuerte desarrollo bancario y discutibles prácticas bancarias no puede permanecer hasta el infinito con las mismas características. Igualmente, no se sabe cuánto tiempo puede permanecer el mismo sistema político sin la realización de cambios apreciables. Que las distintas transiciones implicadas se hagan de forma suave o de modo abrupto (mediante el acaecimiento de importantes crisis) plantea diferentes escenarios de muy difícil cuantificación. Próximamente, hablaremos de China en este blog. Pero lo que conviene dejar aquí apuntado, en este momento, es que una posible recesión plantea tantos interrogantes que convierten a las distintas variables económicas de China en objeto de vigilancia preferente para todo el año 2013.

4.- Finalmente, hay que mencionar los riesgos y problemas de los que no se suelen hablar en los medios de comunicación. Así, la posibilidad de interrupción del suministro mundial de petróleo (cuyo previsible motivo, no explicitado en el informe, sería un conflicto bélico en torno a Irán y su programa nuclear) ha podido ser tratada, de pasada, en alguna ocasión, pero apenas se ha hablado alguna vez de un posible rebrote en las alzas de los precios de los productos alimenticios básicos que se comercializan internacionalmente (hecho que puede ser impulsado por las bajas existencias de maíz, algo que, desde el verano pasado, se sabía que iba a ocurrir: http://www.elmundo.es/elmundo/2012/08/10/economia/1344606002.html). Estas alzas, obviamente, perjudicarían a la nutrición y a la salud en los países más pobres. En relación con ello, el Banco Mundial  recomienda, a los países en desarrollo, medidas de mejora de la seguridad alimentaria (especialmente, para la población más vulnerable), aumentando la productividad local, mejorando la infraestructura de transporte y almacenamiento, reduciendo el porcentaje de productos afectados por la descomposición y permitiendo un mejor acceso a los mercados extranjeros.

Como resumen, ambos informes apuntan a la misma idea. Así, el del Banco Mundial indica que "la economía mundial sigue debatiéndose en dificultades" y que, para las economías desarrolladas, "la situación debería aligerarse levemente para permitir una lenta aceleración del crecimiento en los próximos años". En el caso del documento del FMI, se dice que "se proyecta que el crecimiento mundial aumentará en 2013", pero que "las previsiones apuntan a que esta mejora será más gradual que lo proyectado en... octubre de 2012". En ambos casos, no hay previsiones de que la expansión que pueda tener lugar en los próximos años vaya a ser especialmente dinámica. Y ello, como ya hemos dicho unas cuantas veces en este blog (http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2011/09/rio-arriba-o-cual-es-el-origen-de.htmlhttp://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2011/10/rio-arriba-o-cual-es-el-origen-de.html), hunde sus raíces en problemas de fondo que no se afrontan con rigor por parte de los gobiernos. Seguir insistiendo en manipular las variables monetarias y financieras o en acumular déficits públicos (http://blogs.elconfidencial.com/economia/abrazo-koala/2013/01/30/cual-es-la-solucion-a-la-presente-crisis-occidental-inyectar-dinero-o-reducir-el--deficit-7999) como soluciones a la crisis no es una postura realista. Hay que volver a la economía real, a la capacitación de los trabajadores, a la dotación de infraestructuras y bienes de capital, al estímulo de la iniciativa empresarial y al desarrollo de la capacidad de innovación tecnológica como factores esenciales que actúen de palanca a favor del crecimiento. Caer en remedios fáciles y doctrinas milagrosas no sería otra cosa que repetir los errores del pasado y no salir de esta situación económica gris y alicaída que predicen los informes del FMI y del Banco Mundial.




martes, 29 de enero de 2013

¿SE ACERCA LA NUBE?
















El pasado 24 de enero, las acciones de Apple experimentaron una brusca y repentina caída del 10%, después de que la compañía ubicada en la localidad californiana de Cupertino anunciara los resultados correspondientes al cuarto trimestre de 2012. Este descenso supuso una pérdida de valor de la empresa de una magnitud de 25.000 millones de euros (http://www.elmundo.es/elmundo/2013/01/24/navegante/1358982938.html). Desde el máximo alcanzado en septiembre, la cotización ha caído, nada menos, que en un 27%.















Lo más curioso de todo es que los resultados que fueron el detonante de esta caída no fueron, en absoluto, negativos. En el último trimestre de 2012, la empresa superó las expectativas del mercado, ganando 13.100 millones de dólares, es decir, 13,81 dólares por acción, un 3% más que el consenso del mercado estimado por la empresa de análisis FacSet. Sí es cierto que, en relación a las ventas, facturó 54.510 millones de dólares, pero sólo fue un 0,9% menos de lo esperado por los analistas.

Entonces, ¿qué sucedió? Aparte de algunos factores que se mencionan como claves (como que las ventas reales del iPhone se situaron en el rango inferior de las previsiones o que la compañía está experimentando una fuerte reducción de la cuota de mercado en China), creo que hay que tener en cuenta el contexto que ya explicamos en una entrada del mes de julio: http://eldedoeneldato.blogspot.com.es/2012/07/quo-vadis-microsoft.html.

Como dijimos entonces, lo que se iba a empezar a dilucidar en el último trimestre de 2012 era la posición que iban a ocupar en el futuro los grandes gigantes de la informática (Microsoft, Apple, Google…). Habiendo Apple cambiado radicalmente la forma en que los usuarios interactúan con sus terminales gracias a la introducción de las tablets y la comercialización del iPad, se produjo el contraataque del resto de empresas para adaptarse a las nuevas reglas del juego. 






Microsoft lanzó la nueva versión de su sistema operativo, el Windows 8, adaptada precisamente a la tableta que empezó a comercializar la compañía fundada por Bill Gates: la Surface. El nuevo sistema operativo no ha convencido a los usuarios, se le empieza a comparar con el fiasco ya vivido con el Windows Vista y han surgido noticias sorprendentes relativas a que hay gente que está pagando por desinstalar el Windows 8: http://www.elconfidencial.com/tecnologia/2013/01/25/hay-gente-que-esta-pagando-por-desinstalar-windows-8-4079/. Es decir, parece que Microsoft ha perdido la primera batalla (ello, obviamente, no significa que vaya a perder la guerra). 




Frente a Microsoft, Google ha conseguido que su plataforma móvil Android (http://es.wikipedia.org/wiki/Android) se haya implantado en dispositivos que han ganado significativas cuotas de mercado en los últimos tiempos y que comercializan firmas tan consolidadas en el mercado como Sony o Samsung. Igualmente, como se indica en un artículo que publica hoy www.elmundo.es (http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/el-gadgetoblog/2013/01/29/el-exodo-hacia-chromeos.html), Google también se beneficia de la expansión de su sistema operativo, basado en la web, ChromeOS (http://es.wikipedia.org/wiki/Google_Chrome_OS). Conforme Google va ganando terreno en el área de los sistemas operativos, lo que avanza, en última instancia, es su concepto de "nube" o "cloud". Es decir, la idea de que los archivos no estén guardados en el disco duro de un ordenador sino en un espacio virtual al que se puede acceder desde cualquier dispositivo con un nombre de usuario y una clave de acceso. Las implicaciones del posible triunfo de esta visión son extraordinarias. Cambiaría radicalmente la concepción del hardware (¿para qué necesitaríamos PCs con discos duros de 500-600 Gb de capacidad?) y de los modelos de negocio actualmente imperantes. En el plano concreto de las empresas que, actualmente, pugnan en dicho mercado, es evidente que Google podría ocupar el lugar que hoy ocupa Microsoft; esta última se convertiría, como Apple, en lo que, en términos de marketing, se denomina "jugador de nicho", es decir, con productos destinados a un segmento del mercado (básicamente, PYMEs y usuarios particulares que no desearían que sus ficheros estuvieran alojados en el servidor de una empresa o que utilizan programas muy específicos con un arraigo muy consolidado -pensemos en el paquete Office- o que pueden llegar a manejar ficheros de gran tamaño -pensemos en Photoshop- y, quizás, posicionándose en el segmento de prestación de servicios informáticos a grandes empresas entrando en una fase de fuerte competencia con firmas como IBM y Oracle); Apple, de este modo, seguiría siendo el "jugador de nicho" que ya es, viendo, además, acosada la cuota de mercado que ha conseguido con los iPads por las tabletas alternativas con Android. Y, claro, si vemos el comportamiento de las acciones de las distintas compañías, veremos que si los precios de Google y Microsoft han descontado, hasta cierto punto, dichas perspectivas, los de Apple se basan en unas expectativas que, ahora, quizás se vean truncadas.

Observemos, en primer lugar, el comportamiento de las acciones de Google en el último decenio. Si en el año 2004, la cotización estaba en un entorno algo por encima de los 100 dólares, a día de hoy alcanza los 750 (es evidente que los inversores esperan -y siguen esperando- grandes cosas de esta empresa):



 Fuente: www.google.com/finance



Si hacemos el mismo ejercicio con Microsoft, se ve que, a día de hoy (con un valor en torno a los 28 dólares), su precio es similar al que ya tenía en el año 1999 (es decir, las expectativas en torno al gigante de Redmond han sido, durante los últimos 14 años, básicamente, neutras):



Fuente: www.google.com/finance



En cambio, Apple experimentó una fuerte subida desde 2009 hasta septiembre de 2012.


Fuente: www.google.com/finance


Ahora, lo que hay que plantearse es si esta subida tiene detrás una base de expansión sostenida para el futuro. El análisis de la situación en el sector invita a pensar que ello ofrece dudas y considero que, por este motivo, la empresa ha sufrido un primer varapalo en bolsa que habrá que ver si es un simple accidente o un antecedente de mayor gravedad. No obstante, Apple tiene una carta en su manga que no hay que desdeñar: una tesorería de, nada menos, 137.000 millones de dólares que constituye un arma inapelable en el caso de que decida replantearse su estrategia y opte por entrar en batalla con el resto de competidores. Pero, a la vez que ello es una poderosa arma, es, paradójicamente, una amenaza. Si las acciones de Apple inician una tendencia descendente, se podría convertir en peligrosamente barato adquirir la compañía sabiendo que se podría disponer de tan jugosa tesorería (sobre todo, en los tiempos de restricción de liquidez que nos ha tocado vivir). Por ello, Apple se encuentra en una situación que empieza a recordar a la de una conocida película (y que aparece en el vídeo que adjunto al final de la entrada): o actúas (aunque sea arriesgando) o pierdes. Habrá que permanecer atentos a la siguiente jugada de la partida.